Cómo y por qué funciona Car Sharing

Para desplazarse por las ciudades contaminando lo menos posible es importante la concienciación de la población.

Las personas se desplazan por dos principales motivos.

- Ocasionan colas y retenciones cerca de polígonos industriales o zonas céntricas de oficinas, comercios o zonas de actividad económica.

- Ocasionan colas y retenciones cerca de centros comerciales y zonas de marcha y copas.

Estos dos motivos ocasionan “horas punta” y “horas valle” cons sus problemas de congestión asociados como pueden ser.

Principal problema a solventar: que se use el coche de manera individual. En la inmensa mayoría de los desplazamientos en coche sólo desplaza 1 persona.

Organizarse en las Ciudades para Compartir Coche.

Car Sharing se basa en cubrir una necesidad de la ciudad del futuro. De la ciudad respetuosa con el medio ambiente. De la ciudad de todos. Una ciudad limpia, diáfana, ordenada, verde y acogedora.

De la forma de viajar del futuro.

Si todos ponemos un granito de arena para cuidar nuestro planeta y para hacer del día a día

A) Para ahorrar combustible

Aquí presentamos 12 consejos e información que se debe tener en cuenta para reducir el consumo de combustible y que además son fáciles de poner en práctica:

  1. Cuando el coche está frío esta cantidad se eleva significativamente pudiendo multiplicar el consumo medio hasta por tres o cuatro veces.
  2. No es recomendable esperar parados a que el motor se caliente. Se gasta combustible del que no se obtiene rendimiento porque no se circula.
  3. El combustible se desperdicia cuando estamos parados al ralentí, p. ej. esperando para recoger al alguien. Al apagar el motor (aunque sea por un corto período de tiempo) se ahorrará más combustible del que se pierde para volver a arrancar.
  4. Es muy recomendable conducir con una marcha larga. Los motores modernos con tecnología de gestión electrónica, tanto diesel como gasolina, ruedan perfectamente a bajas revoluciones y ofrecen buena aceleración, en torno a las 2000-2500 rpm.
  5. Después de arrancar es conveniente subir lo más rápidamente posible de marcha si la vía lo permite, y antes de llegar a las 2500 rpm. Ahorrarás combustible y reducirás el ruido procedente del motor.
  6. Para conducir eficientemente hay que seguir la máxima "acelerar y frenar menos que el que circula delante". Evitarás acelerones y frenazos bruscos, aprovecharás la inercia.
  7. Cuanto más peso lleva un vehículo, más combustible gasta y más combustible pagas. Cada 100 kilos más de peso suponen un 7 % más de consumo. No conviertas el maletero en un cuarto trastero. Repercutirá en su bolsillo y en el medio ambiente.
  8. Regula inteligentemente el aire acondicionado, ya que puede suponer hasta un aumento de 2 litros de consumo cada 100 km. No obstante a más de 80 km/h es más eficiente usar el aire acondicionado que tener las ventanas abiertas.
  9. Es importante revisar periódicamente la presión de los neumáticos. Rodar con poco aire aumenta el riesgo de reventón y da lugar a un incremento de la resistencia a la rodadura, lo que se transforma en un aumento del consumo de entre el 5 y el 15%. Existen neumáticos modernos que reducen la resistencia y son más silenciosos.
  10. Un buen mantenimiento del vehículo y un motor bien afinado puede reducir la emisión de gases de efecto invernadero entre un 5% y un 15%.
  11. No se debe circular deprisa. A 110 km/h el coche consume hasta un 25 % de combustible más de lo que circula a 90 km/h.
  12. Circula con los accesorios exteriores (que aumentan la capacidad de transportes, cofres o bacas) solo cuando sea necesario. Si los llevas instalados de forma permanente gastarás más combustible y producirás más emisiones de gases contaminantes.

B) Para sentirte seguro usando este servicio

Sentirse cómodo y seguro y que se sientan seguros los demás es clave a la hora de compartir el viaje. Aquí ofrecemos varios consejos:

C) Para compartir los gastos

Compartir los gastos es una de las claves para que la experiencia de compartir el viaje funcione y dure en el tiempo.

Los gastos son una de las primeras cosas a negociar. Si el coche lo pone una semana cada uno, no habrá problema, pero si siempre lo pone el mismo, es necesario establecer un método para compartir los gastos con el dueño del coche.

La 'tarifa' debe establecerse sobre la base del coste del combustible, una parte del mantenimiento (p. ej. el cambio de aceite) y los neumáticos.